La primera fábrica de vehículos eléctricos de Sudamérica está en La Matanza y sigue creciendo de manera exponencial